Descubriedo "El sabor de un paisaje"

11/01/2018

El enorme potencial de la Ribeira Sacra como paisaje privilegiado en el que se integran a la perfección los históricos muros de los monasterios románicos y las frescas bodegas donde se producen sus excelentes vinos, hace posible un aprovechamiento turístico de estos recursos de una forma totalmente sostenible. En este contexto nace la Ruta del Vino de la Ribeira Sacra que se extiende por el territorio de la denominación de origen a través de la veintena de municipios que la forman y que se distribuyen entre el sur de la provincia de Lugo y el noreste de la provincia de Ourense.

En la Ruta del Vino de la Ribeira Sacra todo gira alrededor de la idea de asociar, alrededor del vino y de su cultura, todos los atractivos que tiene Ribeira Sacra. El esfuerzo de la Denominación de Origen Ribeira Sacra y de las administraciones públicas ha hecho que todos estos atractivos turísticos estén cada vez más próximos. Se pueden recorrer los cañones de los ríos en catamarán desde donde se comprende mejor el término de viticultura heroica. Por tierra las opciones no son menores ya que tanto el “viñobus” como el tren turístico nos permiten no sólo acercarnos a las bodegas y a los viñedos sino también disfrutar, por el camino, de la tranquilidad de los paisajes y, sobre todo, de su silencio.

La Ruta del Vino de la Ribeira Sacra es principalmente vino: las riberas, las bodegas, la vendimia, los viticultores, los depósitos, los trasiegos, las cubas. Pero a partir del vino hay todo un mundo esperando ser descubierto. Siguiendo esta ruta del vino se pueden conocer pequeñas bodegas llenas de encanto y bodegas, más grandes, con la última tecnología en vinificación. En ellas se pueden catar vinos auténticos elaborados con toda la atención del bodeguero y vinos experimentales que suponen un reto para el elaborador.

El alojamiento no es un problema ya que algunas bodegas disponen de servicio de hotel y de restaurante y, sino, existe una importante oferta de casas de turismo rural y hoteles con encanto en los que descansar. La ruta del vino reúne a casi un centenar de establecimientos tematizados (hoteles, casas de turismo rural, restaurantes, bodegas, centros de vinoterapia, museos, tiendas especializadas, etc.), cuya calidad satisface las expectativas del visitante. Además, la Ribeira Sacra está considerada como uno de los espacios de mayor densidad de patrimonio artístico de la Península Ibérica y Europa. El gran número de iglesias y monasterios románicos construidos en la Edad Media y el paisaje natural único que los rodea se han convertido en otros dos grandes atractivos de este destino tan especial. Estamos ante un territorio marcado por la presencia de los ríos Miño y Sil, pero plagado de ríos menores. Definen el paisaje las laderas de los ríos cubiertas de viñedo en bancales, los cañones de los ríos y las numerosas iglesias y monasterios esparcidos por todo el territorio, de ahí el nombre de ribera sagrada, Ribeira Sacra. La diversidad paisajística es una característica de la zona, a las riberas llenas de vides hay que sumar los bosques autóctonos, principalmente de castaños y robles, zonas de montaña como Cabeza de Manzaneda o el Faro y los espacios de ribera con vegetación propia no asociada a la viticultura.

Ribeira Sacra es un espacio de magia y tradición, de verdes y amarillos, un espacio de piedra,… piedra en las muras de los bancales, piedra en los monasterios e iglesias, piedra en los puentes, torres y fortalezas.

En la Ribeira Sacra hay 18 monasterios, siete iglesias incluidas dentro de la ruta del románico rural y 269 elementos destacables del patrimonio arquitectónico y etnográfico y ofrece nueve miradores turísticos y seis rutas de senderismo. En medio de la vorágine del actual turismo de masas surgen propuestas innovadoras que cada vez captan a más adeptos como el denominado slow turism. Es un tipo de turismo protagonizado por un consumidor más concienciado y responsable y por una máxima de total respeto por la naturaleza y el entorno.  Este turismo de descanso y de tranquilidad tiene en la Ribeira Sacra uno de sus paisajes privilegiados en el que tierra y agua se funden en un abrazo eterno.

Los cursos fluviales de los ríos Miño y Sil son navegables en catamarán por lo que desde hace años los itinerarios turísticos en barco tienen su recorrido por el corazón mismo del paisaje. El cañón del Miño es de pendientes más suaves, pero obliga al río a doblarse en magistrales recovecos que provocan un espectacular cambio de dirección. En el lugar de A Cova (O Saviñao) a veces denominado como Cabo do Mundo es un lugar donde el tiempo no existe. Es esta la mejor forma de percibir la extraordinaria fuerza de esta tierra y la dificultad del cultivo de la vid y poder así entender la exclusividad y la calidad de los vinos surgidos en estas riberas.


CONTACTO

Dirección: Comercio 6/8. Monforte de Lemos (Lugo). 27400 España

info@ribeirasacra.org (+34) 982 410 968

SÍGUENOS EN: